sábado, 24 de marzo de 2012

Pan de Azúcar



En la Avenida Atlántica, a un costado de los bares y la playa se levantan sofisticadas figuras de arena. Entre ellas es recurrente ver el Cristo Redentor y el Pan de Azúcar, dos emblemas de Río de Janeiro que también se repiten en poleras, postales y diversos souvenirs.

De los variados morros que dan forma a la ciudad de Río de Janeiro, el Pan de Azúcar es el de mayor tamaño, ubicándose de cara al Oceáno Atlántico.

Para acceder al Pan de Azúcar se debe tomar un teleférico, el que a estas alturas es tan simbólico como el mismo morro. Inaugurado en 1908, en la actualidad el teleférico tiene capacidad para transportar hasta 70 personas en cada viaje.

El ascenso se divide en dos etapas. Primero se sube al Morro de Urca. En este lugar se ubican varios miradores y tiendas de souvenirs y refrigerios. Desde ahí sale un segundo teleférico que permite acceder hasta la cima del Pan de Azúcar, desde donde se puede apreciar Río de Janeiro en 360 grados. Entre otros puntos, vimos a lo lejos la playa Urca, el centro de la ciudad, Lapa, el Corcobado con el Cristo Redentor, la playa de Copacabana y el fuerte del mismo nombre.

Desde las alturas sorprende la forma en que la ciudad convive con la naturaleza, mezclando en un mismo paisaje edificios y favelas con morros, vegetación, una laguna y variadas entradas de mar.

Más sobre Río de Janeiro: Copacabana, Ipanema, Lapa, Cristo Redentor.


Texto, video y fotografías: Hernán Castro.

Ascenso a Morro Urca

Teleférico

Macaco

Morro Pan de Azúcar

Copacabana a lo lejos

Guanabara Mitológica

El Cristo sobre la ciudad