jueves, 26 de enero de 2017

Mujeres viajeras


Son jóvenes, profesionales y no están conformes. Algunas estudiaron por vocación, otras por presión familiar. Una vez tituladas, se dieron cuenta que no querían esa profesión para sus vidas. Tener pareja estable o familia tampoco les resulta una prioridad. Sus sueños están en otros lados, pero como no saben dónde, salen a buscarlos.

Suelen comprar pasajes de ida y no de regreso. Les gusta definir el itinerario en el camino y no les complica cambiarlo las veces que sea necesario. La mayoría viaja solas y rápidamente se hacen de amigas cuando llegan a destino.

Tailandia, Indonesia, India, República Checa, Alemania, Perú, Brasil. No hay destino prohibido y la solidaridad de género se despliega a través de múltiples consejos en blogs y redes sociales.

Las chicas la llevan y lo saben. No hay mejor forma de encontrarse con uno mismo que salir de viaje.

Puede resultar paradójico, pero muy propio de nuestros tiempos. Si la gente antes viajaba para descubrir lugares, hoy lo hace para descubrirse a sí mismo. Y las mujeres van a la vanguardia de esta nueva forma de entender los viajes.

Admiro su capacidad para conectarse con el presente, seguir su instinto e ir construyendo la aventura en forma diaria. Hasta que llega la hora de regresar a casa por un descanso y dilucidar si se encontraron ciertas respuestas o, como les sucede a varias, darse cuenta que la respuesta final es viajar.

Un par de mujeres de las que he aprendido mucho sobre viajes son Gloria Apara (Nomadic Chica) y Fabiola Lillo (FabioulusTrip). Gracias por ser así de valientes y compartir sus experiencias. Desde Valparaíso las sigo.

PD: Para Navidad fui en busca de un libro infantil para mi sobrina de 3 años. Entre Minnie, Princesas y Dora, opté a ojos cerrados por esta última. El mundo necesita más mujeres exploradoras y menos princesas.

Valparaíso #Chile
Valparaíso, Chile
25 de enero de 2017
Apuntes y Viajes en Flickr:
Suscríbete para recibir novedades de Apuntes y Viajes:
Suscríbete para recibir novedades de Hernán Castro Dávila: